análisis web

¿Qué es el NMN?

¿qué es NMN?

Entender el NMN

El mononucleótido de nicotinamida, comúnmente conocido como NMN, es una molécula presente de forma natural en todas las células vivas de todos los organismos. A escala molecular, el NMN se clasifica dentro de los nucleótidos, elementos fundamentales del ARN y el ADN. Desglosando su estructura, el NMN consta de un grupo fosfato, un azúcar ribosa y una base nicotinamida. Una de las principales funciones del NMN es su conversión en nicotinamida adenina dinucleótido (NAD+), lo que provoca un aumento de los niveles de NAD+. Esto ha llevado a que el NMN se etiquete a menudo como un potenciador del NAD+.

Por qué es importante elevar los niveles de NAD+ con NMN

En segundo lugar después del agua, el NAD+ destaca como una de las moléculas más prevalentes en nuestro cuerpo, esencial para nuestra supervivencia. Actuando como coenzima, el NAD+ ayuda a las enzimas en sus funciones. Estas enzimas son proteínas vitales que aceleran las reacciones químicas, haciéndolas viables dentro de nuestra esperanza de vida. Por ejemplo, ciertas reacciones biológicas tardarían miles de millones de años sin la presencia de enzimas.

Cabe destacar que a medida que envejecemos o nos enfrentamos a dolencias crónicas como enfermedades cardiacas, trastornos neurodegenerativos o sarcopenia (degeneración muscular debida al envejecimiento), nuestros niveles de NAD+ disminuyen. Al reponer los niveles de NAD+ utilizando precursores como el NMN, podríamos contrarrestar algunos efectos del envejecimiento y posiblemente prevenir o aliviar enfermedades crónicas. Los beneficios potenciales de aumentar los niveles de NAD+ están respaldados por un creciente número de investigaciones científicas.

El papel del NAD+ en la activación de las sirtuinas

El NAD+ es la fuerza motriz de un grupo vital de enzimas conocidas como sirtuinas. A menudo denominadas "centinelas celulares", las sirtuinas desempeñan un papel decisivo en la reparación del ADN y el mantenimiento de la salud mitocondrial. Las mitocondrias, a menudo denominadas las fábricas de energía de la célula, generan una forma de energía conocida como ATP. El deterioro de la salud mitocondrial reduce la producción de ATP y provoca la muerte celular. Dado que un daño excesivo del ADN también puede provocar la muerte celular, las sirtuinas son fundamentales para garantizar la longevidad de las células reparando el ADN y preservando la salud mitocondrial.

David Sinclair, genetista de Harvard y renombrado investigador del NAD+, señala que se cree que el agotamiento del NAD+ a medida que envejecemos, junto con la consiguiente reducción de la actividad de la sirtuina, es un factor clave en la aparición de enfermedades relacionadas con la edad. Postula que elevar los niveles de NAD+, potencialmente a través del NMN, podría ralentizar o incluso invertir determinados procesos de envejecimiento.

Además del NMN, existen otras vías para elevar los niveles de NAD+ y estimular las sirtuinas. Los polifenoles, que son moléculas vegetales conocidas por promover la longevidad, junto con la actividad física y la restricción calórica (reducción de la ingesta de calorías sin desnutrición), también pueden aumentar las concentraciones de NAD+. Las sirtuinas no sólo refuerzan la longevidad celular y la protección del ADN, sino que ofrecen un sinfín de ventajas. Protegen contra enfermedades como la diabetes y el hígado graso al potenciar la liberación de insulina, facilitar el metabolismo de las grasas y aumentar la producción de glucosa en el hígado. Además, las sirtuinas desempeñan un papel protector frente a la degeneración muscular, la neurodegeneración y la acumulación excesiva de tejido adiposo.

El NAD+ y su papel integral en los procesos mitocondriales

El NAD+ es fundamental en las actividades metabólicas, como la glucólisis, el ciclo TCA (también conocido como ciclo de Krebs o del ácido cítrico) y la cadena de transporte de electrones, que se desarrollan en las mitocondrias, las fábricas de energía de la célula.

Como ligando, el NAD+ se une a las enzimas y facilita la transferencia de electrones entre moléculas. Los electrones son la base de la energía celular. Al transportarlos de una molécula a otra, el NAD+ actúa de forma similar a la recarga de una batería. Al igual que una pila se agota cuando se agotan sus electrones, el NAD+ actúa como recargador, modulando la actividad enzimática, la expresión génica y la comunicación celular.

El NAD+ y su papel en la conservación del ADN

A medida que los seres vivos envejecen, acumulan daños en el ADN, a menudo debido a factores ambientales como la radiación, la contaminación o la replicación imperfecta del ADN. Las teorías predominantes sobre el envejecimiento sugieren que esta acumulación de daños en el ADN es uno de los principales motores del envejecimiento. La mayoría de las células poseen las herramientas para reparar este daño, pero este proceso de reparación consume NAD+ y energía. Un daño excesivo del ADN puede agotar estos recursos celulares vitales.

Una proteína clave en la reparación del ADN, la PARP, depende del NAD+ para su funcionamiento. A medida que las personas envejecen, los niveles de NAD+ disminuyen. El proceso natural de envejecimiento, unido a los daños en el ADN, provoca un aumento de la actividad de la PARP, lo que reduce aún más los niveles de NAD+. Cualquier daño adicional del ADN en las mitocondrias amplifica este agotamiento.

La importancia del NAD

Desde que se identificó por primera vez el NAD+ en 1906, los científicos han estado intrigados por su prevalencia en el organismo y su papel esencial en los procesos moleculares que nos sustentan. Los estudios con animales han indicado que el aumento de las concentraciones de NAD+ puede producir resultados positivos en áreas como el metabolismo y las enfermedades relacionadas con la edad, incluso insinuando posibles propiedades antienvejecimiento. Las enfermedades asociadas a la edad, como la diabetes, las cardiopatías, los trastornos neurodegenerativos y el debilitamiento del sistema inmunitario, subrayan aún más la importancia del NAD+.

El papel del NAD+ en el envejecimiento

El NAD+ es el catalizador que permite a las sirtuinas mantener la estabilidad del genoma y contribuir a la reparación del ADN. Al igual que un vehículo necesita combustible para funcionar, las sirtuinas necesitan NAD+ para activarse. Los estudios en animales indican que, al aumentar los niveles de NAD+, se activan las sirtuinas, lo que prolonga la vida de organismos como la levadura, los gusanos y los ratones. Aunque estos resultados son alentadores, aún se está investigando su aplicación a la longevidad humana.

NAD+ y salud metabólica

El NAD+ es crucial para mantener unas funciones mitocondriales saludables y una producción de energía constante. Factores como el envejecimiento y el consumo de una dieta rica en grasas pueden reducir los niveles de NAD+ en el organismo. Las investigaciones han demostrado que el uso de potenciadores de NAD+ puede contrarrestar los efectos de la dieta y el aumento de peso relacionado con la edad en ratones e incluso mejorar su capacidad de ejercicio. Algunos estudios han demostrado incluso su potencial para revertir los efectos de la diabetes en ratones, lo que sugiere nuevas estrategias para combatir trastornos metabólicos como la obesidad.

Salud del corazón y NAD

Elevar los niveles de NAD+ puede ofrecer protección al corazón y mejorar las funciones cardiacas. La hipertensión puede provocar enfermedades como el agrandamiento del corazón y la obstrucción de las arterias, lo que puede dar lugar a infartos. En estudios con ratones, se ha demostrado que los potenciadores de NAD+ reponen los niveles de NAD+ en el corazón y previenen los daños cardíacos causados por la reducción del flujo sanguíneo. Otras investigaciones han indicado que los potenciadores de NAD+ pueden proteger a los ratones del agrandamiento anormal del corazón.

NAD+ y salud cerebral

En ratones con enfermedad de Alzheimer, el aumento de los niveles de NAD+ puede reducir la acumulación de proteínas que alteran la comunicación celular, mejorando así la función cognitiva. Elevar los niveles de NAD+ también protege a las células cerebrales de los daños causados por un flujo sanguíneo insuficiente. Numerosos estudios en modelos animales sugieren vías prometedoras para promover el envejecimiento saludable del cerebro, combatir la neurodegeneración y mejorar la memoria.

NAD+ y salud inmunitaria

A medida que las personas envejecen, la eficacia del sistema inmunitario disminuye, lo que las hace más susceptibles a las enfermedades. Investigaciones recientes han puesto de relieve el importante papel de los niveles de NAD+ en la regulación de la inflamación y la supervivencia celular durante las respuestas inmunitarias y el proceso de envejecimiento. Estas investigaciones ponen de relieve los posibles beneficios terapéuticos del NAD+ para los problemas relacionados con el sistema inmunitario.

Comprender la producción de NAD+ en el organismo

Nuestro cuerpo produce NAD+ de forma natural utilizando componentes más pequeños, conocidos como precursores. Estos precursores son los elementos fundamentales del NAD+. El organismo dispone de cinco precursores primarios: triptófano, nicotinamida (Nam), ácido nicotínico (NA o niacina), ribósido de nicotinamida (NR) y mononucleótido de nicotinamida (NMN), siendo el NMN uno de los pasos finales en la síntesis del NAD+.

Estos precursores pueden obtenerse de nuestra dieta. Nam, NA y NR son variantes de la vitamina B3, un nutriente vital. Una vez ingerido, nuestras células pueden producir NAD+ a través de varias vías. Una de ellas es la vía de novo, que comienza con el primer precursor del NAD+, el triptófano. Otra es la vía de salvamento, que recicla los subproductos de la degradación del NAD+ para producir más NAD+.

Comprender la síntesis de NMN en el organismo

El NMN se deriva de las vitaminas B de nuestro organismo. La enzima nicotinamida fosforribosiltransferasa (NAMPT) es responsable de la producción de NMN. La NAMPT combina la nicotinamida, una forma de vitamina B3, con un fosfato de azúcar conocido como PRPP (5'-fosforibosil-1-pirofosfato). Además, el NMN puede sintetizarse a partir del "ribósido de nicotinamida" (NR) añadiendo un grupo fosfato.

El NAMPT es fundamental en la producción de NAD+. Cuando los niveles de NAMPT son bajos, se reduce la producción de NMN y NAD+. La introducción de moléculas precursoras como el NMN puede acelerar la síntesis de NAD+.

Formas de aumentar los niveles de NAD

Se ha descubierto que la restricción calórica, o simplemente la reducción de la ingesta de calorías, eleva los niveles de NAD+ y mejora la actividad de la sirtuina. En ratones, esta elevación se ha relacionado con una desaceleración del proceso de envejecimiento. Aunque algunos alimentos contienen NAD+, las cantidades son insuficientes para influir en los niveles intracelulares. Sin embargo, suplementos como el NMN han demostrado un aumento de los niveles de NAD+.

El papel del NMN como suplemento de NAD

Con el tiempo, como resultado de las funciones celulares regulares, los niveles de NAD+ disminuyen con la edad. Se cree que los niveles saludables de NAD+ pueden restablecerse mediante la suplementación con precursores de NAD+. Las investigaciones sugieren que precursores como el NMN y el ribósido de nicotinamida (NR) pueden aumentar la producción de NAD+. David Sinclair, un reconocido investigador del NAD+, menciona que la suplementación directa de NAD+ no es factible debido a su incapacidad para atravesar las membranas celulares. En su lugar, se utilizan precursores del NAD+ para elevar sus niveles, ya que son más absorbibles y eficaces.

Absorción y distribución de NMN

El NMN parece ser absorbido por las células a través de un transportador específico presente en la superficie celular. Debido a su menor tamaño en comparación con el NAD+, el NMN podría ser absorbido más eficazmente por las células. El NAD+ tiene dificultades para penetrar en el organismo debido a la barrera de la membrana celular. Hallazgos recientes sugieren que el NMN puede entrar directamente en las células a través de un transportador específico de NMN.

Cuando se inyecta NMN, se produce un aumento de los niveles de NAD+ en diversas partes del cuerpo, como el páncreas, el corazón y el músculo esquelético, entre otras. La administración oral de NMN en ratones ha mostrado un aumento de los niveles de NAD+ en el hígado en poco tiempo.

La conversión de NMN en NAD+ y su seguridad

El NMN se considera seguro en animales y sus prometedores resultados han llevado a iniciar ensayos clínicos en humanos. Incluso en dosis altas, el NMN parece no ser tóxico tanto en ratones como en estudios preliminares en humanos. Aunque en un estudio realizado en 2019 se observaron niveles elevados de bilirrubina en sujetos tras la administración de NMN, los niveles se mantuvieron dentro del rango normal. Las investigaciones futuras deberán profundizar en la seguridad y eficacia a largo plazo del NMN.

Evolución de la investigación sobre NMN y NAD

El NAD, o dinucleótido de nicotinamida adenina, es una molécula fundamental en el organismo, que desempeña un papel central en los procesos energéticos celulares. Su descubrimiento en 1906 por Arthur Harden y William John Young marcó el inicio de una amplia investigación sobre sus funciones.

A lo largo de los años, numerosos científicos, entre ellos premios Nobel, han contribuido a nuestro conocimiento del NAD y de su papel en diversos procesos biológicos. Desde su papel en la fermentación hasta su importancia en la replicación del ADN y la transcripción del ARN, el NAD ha seguido siendo uno de los focos de la investigación biológica.

El descubrimiento del NMN y su papel en la activación de enzimas cruciales abrió las puertas a nuevos estudios sobre proteínas como las PARP, vitales para la reparación del ADN y la regulación de la esperanza de vida.

El continuo interés por el NAD, el NMN y el NR se debe a su potencial para abordar varios problemas de salud relacionados con la edad.

Exploración del potencial del mononucleótido de nicotinamida

Los alentadores resultados de los estudios con animales sobre el NMN han impulsado a los investigadores a profundizar en sus efectos en el ser humano. Un reciente ensayo clínico realizado en Japón ha confirmado la seguridad y tolerabilidad del NMN a las dosis administradas. A medida que avanza la investigación, se prevén más ensayos en humanos. El NMN sigue siendo una molécula intrigante y aún queda mucho por descubrir sobre sus capacidades.

Cesta de la compra
Scroll al inicio